Plantación de Iglesias: Preguntas y Respuestas con Jorge Altieri

  Posted on   by   No comments

Articulo publicado originalmente en Soldados de Jesucristo por Josue Barrios. 


Hoy tengo el gozo de compartir contigo una entrevista al pastor Jorge Altieri sobre un tema más necesario de lo que muchos cristianos creen: La plantación de iglesias.

Jorge Altieri, oriundo de Puerto Rico, es parte del ministerio de Plantación de Iglesias RED 1:8 Church Planting Network y estudiante del Southeastern Baptist Theological Seminary.

Actualmente es pastor/plantador de la Iglesia Bautista Faro de Gracia en el pueblo de Milford, Delaware (Estados Unidos). Está casado con Jerica y tiene dos hijos.

A continuación la entrevista:

JB: Saludos hermano. Muchas gracias por esta entrevista sobre un tema poco abordado de forma correcta  en el mundo hispano.

¿Por qué es importante la plantación de iglesias y cuán crucial es tener un entendimiento sólido de lo que eso es? ¿Es necesaria la preparación teológica académica para plantar una iglesia que sea bíblica?

JA: La plantación de iglesias es el modelo bíblico que nosotros encontramos a la luz de todo el Nuevo Testamento. Esta es la forma en que Dios lleva a cabo su plan de redención y la edificación de aquellos a los cual Él va salvando. La iglesia local es el instrumento de discipulado que Dios usa para santificar a los creyentes.

Cuando no entendemos esto, podemos llegar a pensar que la plantación de iglesias es un proyecto personal o un proyecto empresarial que se puede llevar a cabo utilizando métodos humanos o carnales.

El plantador de iglesias no tiene que tener una Maestría o un Doctorado obligatoriamente, pero el plantador va cumplir funciones pastorales. Por eso no puede ser un neófito bíblico. El plantador tiene que tener un entendimiento de lo que realmente es el evangelio y debe tener una eclesiología bíblica.

El plantador, en la mayoría de los casos, es la persona que Dios va a utilizar para establecer los fundamentos bíblicos en los comienzos de esa iglesia nueva, así que su comprensión bíblica debe ser de mucha importancia. Una plantación con fundamentos débiles, será una iglesia débil teológicamente y en su desarrollo sufriría las consecuencias de la negligencia bíblica del plantador.

JB: Constantemente veo y escucho de grupos de creyentes en muchas ciudades de Latinoamérica que empezaron a reunirse en hogares, crecieron bastante y decidieron instituirse como iglesias locales.

¿Qué recomiendas a los líderes de grupos así? ¿Deben buscar el apoyo de un ministerio o una red que apoye la plantación de iglesias?

JA: Lo primero que le recomendaría a esos líderes de grupos pequeños que luego crecen, es que busquen a otros pastores con más experiencia, para que estos puedan evaluar si estos líderes tienen realmente un llamado de Dios para pastorear ese grupo y si cumplen con los requisitos bíblicos de 1 Timoteo 3: 1-7.

También les recomendaría, si fuera posible, que busquen unirse a alguna organización o que busquen ser mentoreados por otros pastores que puedan ayudarlos y supervisar el proceso de crecimiento. La rendición de cuentas es un fruto espiritual muy importante en este tema de plantación y el ministerio pastoral.

JB: Muchas iglesias en el mundo hispano son plantadas” a diario como producto de divisiones en otras congregaciones. ¿Eso realmente es plantación de iglesias?

JA: Mi primera respuesta es no. Una plantación que surge a raíz de una división no es una plantación, es un acto de soberbia y orgullo. Dios no aprueba ese tipo de divisiones, mucho menos si las razones de esa división no son por razones de preservar la integridad del mensaje del evangelio.

Ahora, hay situaciones donde una iglesia y su liderato abrazan doctrinas falsas que comprometen el mensaje del evangelio y muchas veces esto ha provocado que un grupo dentro de esa congregación se vea en la obligación de tener que salir de en medio de esa iglesia, para así poder cuidar por sus vidas espirituales y familiares. La plantación de iglesias debe ser el esfuerzo de comenzar algo donde no hay nada.

JB: ¿Cuándo podemos decir que una iglesia local ha sido constituida verdaderamente?

JA: Hoy existe diversidad de opiniones en relación a esto. Mi entendimiento bíblico respecto a esto es bastante simple: En el momento en que un grupo de creyentes liderados por un pastor deciden unirse como una asamblea local para llevar a cabo las funciones de predicación, evangelismo, discipulado, y comunión unos con otros, en esos momentos ese grupo puede considerarse como una iglesia establecida, independiente de que se reúnan en un hogar o en algún edificio.

Una iglesia no es el edificio, es la comunidad de creyentes redimidos reunidos para glorificar a Dios a través de sus vidas y el servicio.

JB: ¿Cuáles deben ser las características de un plantador de iglesia? ¿Cuáles son los peligros en autodenominarnos plantadores de iglesias”?

JA: Existen distintos tipos de plantadores de acuerdo a las necesidades del contexto donde éste vaya a plantar, y también de acuerdo a los dones y capacidades que Dios le haya dado a ese plantador.

Algunas características que deben ser parte del carácter de ese plantador es la capacidad de poder trabajar en equipo y la capacidad de poder tolerar las diferentes presiones y conflictos que trae el trabajo de plantación. Un plantador tiene que estar preparado espiritualmente para enfrentar la oposición de Satanás y la oposición por parte de personas incrédulas y algunos creyentes inmaduros.

Existe un gran peligro en autodenominarse “plantadores de iglesias” sin realmente haber sido llamado por Dios para llevar a cabo esa labor. Algunos jóvenes entusiasmados por las nuevas doctrinas bíblicas que están encontrando, abren un blog, comienzan a publicar artículos, imágenes y frases, y llegan a pensar que porque tiene miles de seguidores en las redes sociales, eso los cualifica para ser plantadores de iglesias.

La plantación de iglesias no es simplemente realizar un estudio bíblico o reunirse con un grupo de creyentes para hablar de temas bíblicos. La plantación de iglesias es una labor espiritual, donde hay que derribar cosmovisiones religiosas que las personas en la comunidad sostienen, por medio de la predicación y la enseñanza bíblica.

Esta labor es ardua y hay que ejercerla con paciencia. Los resultados no siempre suceden rápido y muchas veces hay plantadores que se frustran al no ver los resultados de las expectativas irreales que estos crearon en sus mentes.

JB: Ya que uno de los errores al plantar una iglesia es creer que todo depende del plantador, quiero preguntarte: ¿Cómo describes el rol del Espíritu Santo en la plantación de una iglesia?

JA: Toda labor que el plantador de iglesias vaya a llevar cabo tiene que ser llevada a cabo bajo la guía, aprobación y poder del Espíritu Santo. Solo el Espíritu Santo puede darle vida a las semillas que el plantador diariamente está sembrando en los incrédulos y creyentes. Solo el Espíritu Santo puede capacitar al plantador para poder soportar los embates del ministerio.

JB: ¿Cómo podemos saber si una plantación está teniendo éxito?

JA: El éxito de una plantación no se mide por los resultados numéricos visibles, se mide por la fidelidad bíblica y por los fundamentos bíblicos que están siendo establecidos en las etapas iniciales de la plantación y en el desarrollo de la plantación. Los frutos de esos fundamentos bíblicos se podrán ver en el futuro.

JB: En una ocasión leí que escribiste: “La plantación de iglesias no es el producto de una conferencia, es un llamado de Dios”. ¿Podrías hablarnos un poco más sobre eso?

JA: He tenido la oportunidad de trabajar en varias organizaciones en el área de plantación de iglesias. He visto personalmente cómo muchas personas asisten a algún taller de plantación o alguna conferencia de plantación y salen de esos eventos con muchos ánimos e ideas para plantar iglesias, pero, no tienen ni el llamado de Dios, ni los requisitos bíblicos, ni la aprobación de sus pastores para llevar a cabo esta labor.

Muchos se enamoran de ciertos aspectos de la vida de un plantador, pero se desilusionan a la hora de la adversidad y el conflicto, y terminan abandonando el trabajo que comenzaron. Las conferencias de plantación no producen llamados, Dios es el que llama y envía a sus plantadores.

JB: Para terminar: ¿Cuáles son los mejores libros que recomiendas sobre plantación de iglesias?

JA: Hay varios libros que han sido de mucha edificación para vida como plantador: Plantador de Iglesias (Darrin Patrick), Conexiones (Gus Suarez), Iglesia Centrada (Timothy Keller), El Universo de al lado (James W. Sire), El enrejado y la vid (Colin Marshall) y El llamamiento peligroso (Paul D. Tripp).

JB: Gracias por la entrevista, Jorge. Estoy seguro que será de bendición para quienes la leerán.

Categories: Blog